Select Page
Noticias

Jardineros del mar rescatan arándano de Baja California

30 March, 2021Blog

Por Viko R. Rodríguez / Corresponsal
victor.rodriguez@oceanroom.mx
https://oceanroom.mx

Baja California.- Sembrar y cosechar arándano, como cualquier otro cultivo de exportación, tiene sus desafíos. Uno de los principales retos son sus raíces, ya que suelen tener dificultades con el enraizamiento; no se sujetan del todo bien ni obtienen los nutrientes necesarios de la tierra, particularmente las bajacalifornianas.

Resolver este problema fue clave para aumentar el rendimiento de las plantas de arándano sembradas por Santo Domingo Berry Farms, ubicada en el Valle de San Quintín, Baja California.

Después de probar varias opciones, fue el extracto de algas el único capaz de fortalecer las raíces (sistema radicular) del arándano peninsular.

Para la estrella de las berries, que ha incrementado más de 300% el valor de sus exportaciones en el último lustro, la ayuda no cayó del cielo, vino del mar.

BOSQUES DE SARGAZO
Frente a la costa de Ensenada, el fuerte oleaje del mar mece los mantos de alga parda tan emblemáticos del litoral. Son los bosques de sargazo (Macrocystis pyrifera), conocidas como kelp en países anglosajones, donde coexisten las algas rojas y verdes, en menor proporción. Dentro de ellos, bulle la vida a través de una compleja cadena trófica con una variedad de especies impresionantes.

En la actualidad son pocos los sitios con bosques de macroalgas que se encuentran con alguna categoría de protección. Foto: Cortesía Algas Pacific

La magnitud de estos bosques de macroalgas, que pueden extenderse por hectáreas en el mar y donde las plantas alcanzan una altura de hasta 30 metros, habla de un ecosistema rico en nutrientes.

Se alimentan de las corrientes oceánicas, donde la temperatura no supera los 20° grados centígrados y existe un sustrato rocoso que permite a las plantas sujetarse al lecho marino. Comparado con los arrecifes marinos del Caribe, éste último, sin objetar su propia belleza, se acerca más a un desierto marino.

Baja California es un paraíso de sargazo. Actualmente existen una serie de industrias que dependen de su aprovechamiento: desde la pesquería del erizo y el cultivo de abulón, para proyectos de la industria alimentaria y una pujante de índole agrícola.

ALGAS, AL RESCATE DEL CAMPO
Desde muy temprano, las pangas de Algas Pacific se internan en los mantos de sargazo en busca de su materia prima. Avanzan lentamente. A los lados de la embarcación, sobre la superficie, duermen los frescos tallos pardos de las algas.

Los operadores van por una poda selectiva de alga parda y alga roja, eligiendo sólo aquellas en mejor estado. Este manejo sustentable del sargazo permite su regeneración natural; una práctica de rigor de una empresa consciente de su estrecha relación con esta planta marina.

Algas Pacific tiene un manejo sustentable del sargazo que permite su regeneración natural. Foto: Cortesía Algas Pacific

Los jardineros del mar regresan con dos toneladas de algas por viaje en promedio. En tierra los espera el relevo que transportará el producto hasta el centro de operación en Ensenada, donde la molienda y la alquimia transformará las planta de su estado físico al extracto líquido tan socorrido por los agricultores.

“Cuando miro un manto de sargazo, yo lo que veo es un campo de oportunidades”, dice David Lora Sánchez, oceanólogo, cofundador y director general de la empresa mexicana Algas Pacific.

Inspirado por la historia de la humanidad, donde existen registros del uso de algas como fertilizantes en China desde el año 2700 a.C. y en Europa a partir del siglo XII, sabía que podía aprovechar los bosques de sargazo para mejorar el rendimiento de las empresas agrícolas mexicanas. Y por qué no, también de empresas en otros países.

Bajo esta premisa, David Lora, junto a tres socios ligados a la agricultura, fundan Algas Pacific en 2012.

“Somos una empresa que produce extractos de algas marinas para aplicaciones agrícolas. Ya sea como bioestimulante o enraizador, nuestros extractos deben resolver problemas reales en el campo. Sólo hay que poner las propiedades de las algas a disposición de los cultivos”, explica el director.

Mediante la transformación de algas pardas y algas rojas, una especie poco utilizada y cuya carga de carbohidratos representa una parte de las innovaciones de la empresa, logran fórmulas justo con las características que responden a las necesidades detectadas por su propio equipo de técnicos agrónomos, quienes previamente analizan los cultivos de clientes potenciales. Producen soluciones a la medida de cada empresario agrícola. Su fórmula para un cultivo de arándano es una, y para el de tomate, otra.

Actualmente, Algas Pacific cuenta con cuatro productos base: NPKelp, Kelproot, Larusoil y Copperkelp. Entre todos representan una producción de un 1 millón 200 mil litros al año.

Su producto es adquirido por empresas agrícolas en México, Estados Unidos, España y Chile. Y esperan poder aumentar a 5 millones de litros anuales gracias a las nuevas instalaciones que están por inaugurar.

“Que una empresa de tomate saladet en Baja California Sur haya logrado una ganancia por hectárea de 100 mil pesos, aumentado un 20% su rendimiento, y con una inversión de 6 mil pesos en extracto de alga de nuestra empresa, me habla que seguimos por el camino correcto”, asegura David Lora.

Con la transformación de algas pardas y rojas generan nutrientes para el sector agrícola.
Foto: Cortesía Algas Pacific

No obstante el éxito, la empresa sigue innovando. Junto a investigadores de la Universidad Autónoma de México (UNAM) desarrollaron una fórmula en el campo de la nanotecnología que, mediante partículas de cobre y algas marinas, funciona eficazmente como fungicida y bactericida en varios cultivos, entre ellos el nogal.

Ésta asertividad que forma parte del ADN de la empresa, es la que los mantiene a la vanguardia en el mercado. Y mientras sigan transformando algas en extractos para la agricultura, los consumidores podrán deleitarse con la explosión de sabor de un arándano en su punto; un fruto que llegó a su máximo esplendor gracias a una ayudadita del mar.

Algas Pacific produce más de un 1 millón 200 mil litros al año de extracto de alga.
Foto Cortesía Algas Pacific.

ARÁNDANO, LA OTRA ESTRELLA DE MAR
El arándano, es considerado la estrella de la exportación entre las berries. Esta frutilla (el arándano) ha incrementado 264% el valor de sus exportaciones entre 2014 y 2018, lo que la convierte en la berrie que ha incrementado más el valor de sus ventas hacia el exterior en los últimos 5 años.

En 2015, el arándano veía exportaciones por más de 83.2 millones de dólares y, para el 2018, registró ventas en los mercados foráneos por más de 303 millones de dólares.

Baja California es un referente en la producción de berries, es el tercer productor a nivel nacional, pero el 90% de su producción termina en los paladares de los estadounidenses.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), la entidad produce 134 mil 576.5 toneladas de berries al año. En estas frutillas se incluyen las fresas, arándanos, zarzamoras y frambuesas. Solo una décima parte se destina a consumo regional y nacional y el resto se exporta a Estados Unidos.

Sin el alga marina como nutriente que fortalece sus raíces, la historia de la producción de arándano en México sería otra.

En 2015, el arándano veía exportaciones por más de 83.2 millones de dólares y, para el 2018, registró ventas en los mercados foráneos por más de 303 millones de dólares.